La pirámide de población


Ruta hasta esta página: Curso de demografía / Temario / Tema 3: Crecimiento y estructura de la población


Qué es una pirámide / Sus peculiaridades gráficas / El concepto de estructura en demografía / Consultas de lectores

***

La pirámide de población es la representación gráfica de la estructura por sexo y edad de una población (post sobre el concepto de estructura en demografía)

Se trata de un gráfico peculiar, porque rompe una regla universal a la hora de representar datos en un diagrama cartesiano: la regla es que el eje de las “X” (la variable independiente) debe ser el horizontal.

En este caso la variable independiente es la edad, y la variable dependiente (la “Y” de la función) es la cantidad o proporción de personas que tienen cada edad. Sin embargo, se dibujan invirtiendo su posición, y la edad está en el eje vertical.

El motivo es simple: en realidad, no es un gráfico, sino dos, los que estamos dibujando, y los representamos juntos como imagen especular.


REGLAS BÁSICAS PARA SU REPRESENTACIÓN

Representa los porcentajes

Es correcto también usar directamente los números absolutos, porque la imagen no cambia y la impresión visual es la de la estructura por edades. Pero con absolutos se dificulta la comparación entre poblaciones de distinto volumen; destaca demasiado a nuestra vista que una es mayor que otra, cosa que no ocurre si lo representado son los porcentajes, siempre comparables porque las distintas pirámides siempre tendrán la misma superficie y lo que destacará serán las diferencias en la forma (la estructura).

Divide por el total de la población, no el de cada sexo

Para calcular los porcentajes, cada valor de sexo y edad (P.Ej. hombres de 25 años ) se divide por el total de la población. Hay que tener cuidado de no incurrir en el frecuente error de dividir por el total del sexo (en este caso el error sería dividir por el total de hombres). Este error produce que la pirámide de relativos (de porcentajes) ya no tenga la misma forma que la de números absolutos, porque los dos lados de la pirámide, correspondientes a cada sexo, tienen entonces la misma superficie y ocultan así las diferencias que casi siempre se producen por la mayor supervivencia femenina.  En otras palabras, lo que debía ser un único gráfico sobre la distribución por sexo y edad se convierte ahora en dos gráficos con la distribución por edad de cada sexo. Si eso es lo que interesa comparar, en vez de una pirámide, es mejor hacer dos gráficos iguales, uno para cada sexo, y superponerlos.

Hombres a la izquierda y mujeres a la derecha

También es una convención universal situar los valores masculinos a la izquierda y a la derecha los femeninos.

Alto y ancho del gráfico

Las proporciones del gráfico deben ser aproximadas a 2 x 3 (alto x ancho), porque así destacan los entrantes y salientes de su perfil. En cualquier caso, hay que huir de las pirámides más altas que anchas y, claro está, usar las mismas dimensiones en todas las pirámides que queramos comparar (de otro modo no hay manera de saber si la impresión visual que generan se debe a las diferencias de estructura o simplemente a nuestra distinta elección de escala en los ejes). Cuidado con la hoja de cálculo, porque suele escoger el valor máximo de cada eje de forma automática, y nosotros queremos que todas las pirámides tengan el mismo.

Pondera cuando los intervalos de edad sean desiguales

A veces la tabla de datos que queremos representar corresponde a intervalos de edad desiguales, y puede incurrirse en un grave error si el gráfico construido utiliza “barras” que sólo se diferencien en su longitud y no en su anchura. La impresión visual depende entonces únicamente de la mayor o menor agregación de edades (lógicamente hay más personas de 10 a 19 años que personas de 8 a 9, y la barra resulta mucho más larga). Por tanto, para una correcta representación gráfica de los datos, primero debe reconstruirse la tabla de porcentajes, distribuyéndolos en intervalos de edad iguales (tienes una ilustración práctica de este problema en pirámides mal hechas)

***

ALGUNOS RECURSOS

Otros recursos externos:

Consultas de visitantes

La “atracción de las edades redondas” en las pirámides de población

Miquel Riera, un profesor de Sociales de ESO me pregunta por la distorsión que las pirámides de España y Cataluña de principios de siglo XX presentan en las edades acabadas en cero (hay mucha más gente con esa edad que con las edades anteriores o posteriores).

En realidad se trata de un fenómeno generalizado en las pirámides antiguas de cualquier país, y el motivo es la “atracción del número”. Cuando en una encuesta nos preguntan por una cantidad cualquiera y no sabemos la respuesta exacta, tenemos tendencia a contestar números redondos. En el caso particular de la edad, esos números suelen ser los acabados en 5 y, sobre todo, en cero. Hoy en día parece impensable, pero a principios de siglo XX en España todavía había mucha gente que no tenía más que una idea aproximada de su edad.

6 pensamientos en “La pirámide de población”

  1. Hola, necesito una respusta, me llamo MORENIKA’HCONFLOW y estoy haciendo un trabajo sobre la población española de 2008 ¿Alguien me podría decir como se hace una pirámide de población con la hoja de calculo?
    Muchas Gracias
    P.D= ¡Necesito respuestas lo antes possible!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de Julio Pérez Díaz

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 592 seguidores