Genocidio


Población de Timor Oriental 1961-2003 (Wikipedia)

La expresión más cruda de las políticas demográficas es la que identifica una población entera como “ente a eliminar”. Aquí la construcción simbólica de una identidad “población”,  escogida por quienes la componen o impuesta por otros, es la coartada ideológica necesaria que la demografía pone en manos de la política.  Con ella, existen personas, grupos de interés y Estados en cuyas manos los censos y estadísticas de población se convierten, literalmente, en armas de destrucción masiva.

Las masacres no constituyen nada nuevo en la historia humana, pero esta nueva modalidad, la eliminación o la “poda” de un “ente” poblacional, acompaña al proceso de modernización económica, política y científica desencadenado en Europa desde el siglo XVIII. Las elites gobernantes del nuevo Estado Moderno basan ahora su soberanía en “la nación”. Son gestoras o poseedoras de un imperio colonial urgido y respaldado a la vez por una revolución industrial. Con el respaldo de la ciencia y la ingeniería, se dotan de estadísticas y de estudios para supervisar si el tamaño,  características y composición de su nación (“población”) son los convenientes. La población, en este nuevo contexto político, se convierte en un recurso a gestionar y cultivar “objetivamente” como instrumento de poder, interior e internacional. A esta concepción, avalada por la naciente demografía, se une la creciente capacidad real del Estado (administrativa, económica o militar) para influir en los comportamientos demográficos agregados de las personas (natalidad, mortalidad, migraciones, crecimiento).

Las vertientes positivas de esta nueva manera de entender las poblaciones son muchas (sistemas sanitarios y educativos, higienismo, etc.), pero los científicos sociales, cuando hacen la historia de su disciplina, tienden a olvidar la otra cara de la moneda. Los demógrafos, geógrafos, antropólogos o estadísticos jugaron un papel fundamental en la justificación ideológica, la planificación y la ejecución de las deportaciones masivas, la movilizaciones para las mayores guerras nunca vistas o los genocidios, tan característicos del siglo XX.

Por desgracia las masacres multitudinarias abundan más allá de las justificaciones demográficas. La simple disensión ideológica bastó al régimen soviético para perpetrar algunas de las mayores matanzas nunca vistas. Pero la demografía tiene también la utilidad de, al menos, medir sus impactos y dejar constancia. Por ello esta página articulará las entradas del blog relacionadas con el tema, y los recursos online que vaya encontrando o que los lectores me señaléis. A medida que el material sea suficiente, iré desgajando los temas en páginas propias.

Recursos generales

.

El imperio alemán en Namibia: exterminio Herero y Namaqua

El desarrollo de la demografía está estrechamente ligado al de los imperios coloniales europeos. El que algunos consideran primer genocidio del siglo XX ocurrió en el África del Sudoeste alemana (hoy en día Namibia) desde 1904 hasta 1907, durante la repartición de África.

© Armenian National Institute, Inc., courtesy of Sybil Stevens (daughter of Armin T. Wegner). Wegner Collection, Deutches Literaturarchiv, Marbach & United States Holocaust Memorial Museum.

El imperio turco y el genocidio armenio

El genocidio de los armenios a manos del Imperio Turco, a partir de 1915, puede considerarse uno de los primeros genocidios guiados por las ideas “demográficas” que fundamentan la nueva concepción del Estado nacional.

  • Armenian National Institute. Institución dedicada expresamente a investigar y dar a conocer el genocidio. Página completísima en su documentación: fotografía, cartografía, cronología, etc.

.

.

.

El genocidio ustasha

Una manera muy antigua de identificar poblaciones es asignándoles identidad por su religión. Los católicos fueron parte activa e ideólogos del movimiento ustasha, que gobernó Croacia en colaboración con los nazis desde la invasión de 1941 hasta su derrota en 1945. Se propusieron eliminar sistemáticamente a los servios (cristianos ortodoxos), pero su servidumbre a los nazis les llevó también a la masacre de judíos, gitanos y otras minorías. La iglesia católica siempre ha negado lo que pasó (incluso ha canonizado recientemente al cardenal croata de aquél momento), pero la evidencia documental es ya abrumadora.

El genocidio nazi

Probablemente el más claro de todos los genocidios “demográficos”. Las ideas políticas sobre el “espacio vital”, la lucha contra el comunismo o la supremacía racial e intelectual se combinaron con conceptos “científicos”, como la eugenesia y la mejora de la raza, o el natalismo necesario frente a la amenaza del crecimiento demográfico de las demás razas y naciones.

Case Study:The Jewish Holocaust, 1933-45 Página de “Gendercide Watch”

 

El “negacionismo”

Quienes justifican los genocidios son muy conscientes de que conviene darlos a conocer en la menor medida posible y a cuantas menos personas mejor. Una de las estrategias recientes es utilizar internet para crear “ruido” y negar la existencia real de estos acontecimientos históricos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios

Julio Pérez Díaz, CSIC. Estudios de población y análisis demográfico