La brecha escolar y la transmisión intergeneracional de la pobreza


*

Por Antonio Abellán, Julio Pérez, Rogelio Pujol
Departamento de Población, CSIC.

Artículo también publicado en  Envejecimiento en-red

*

Un reciente artículo de El País “La brecha escolar que divide España” (8-12-2013) analiza las posibles causas de las disparidades regionales en educación, a propósito del Informe PISA. Se argumentan razones socioeconómicas para explicar los peores resultados en las regiones más pobres. Otras explicaciones añaden el efecto del nivel cultural. Finalmente se señalan razones familiares (demográficas) y la importancia que las familias den a la educación como clave para explicar la brecha escolar.

Las razones demográficas intergeneracionales tienen un peso extraordinario en un país con un pasado realmente lamentable si se compara con el resto de Europa (el analfabetismo todavía afecta a una proporción muy considerable de nuestros mayores, cuando ya era prácticamente inexistente en Francia ¡en 1900!).

Existe una cierta reproducción del nivel educativo de los padres en sus descendientes; si es bajo, los hijos tienden a tener un nivel bajo; si es alto, los hijos probablemente tendrán un nivel alto. Un círculo vicioso. De ahí la idea de reproducción de la pobreza, en buena parte debida al nivel educativo alcanzado.

La Encuesta de Condiciones de Vida del INE ofrece un módulo (2011) para conocer esta transmisión de ambas, la educación y la pobreza. La figura 1 presenta la relación entre nivel educativo de los hijos y el de sus padres. Por ejemplo, en la columna primera, de 1,2 millones de adultos cuyos padres son/fueron analfabetos, el 53,2% (631.000 adultos) sólo ha alcanzado estudios primarios o inferiores (primarios incompletos). En la columna cuarta, de 2,2 millones de adultos cuyos padres tuvieron estudios superiores, el 74,9% (1.632.600 adultos) también alcanzó educación superior.

Figura 1 Nivel de formación alcanzado por el hijo según nivel del padre 2011

La figura 2 representa a los adultos en riesgo de pobreza según el nivel de formación del padre. En la columna primera se observa que de 100 adultos cuyos padres son/fueron analfabetos, 41,4% están en situación de riesgo de pobreza. En la columna cuarta, de 100 adultos cuyos padres tuvieron estudios superiores, sólo 11,6% está en riesgo de pobreza, casi cuatro veces menos que en el primer caso.

Figura 2 Adultos en riesgo de pobreza según nivel de formación del padre 2011

No es imposible romper el círculo vicioso. En los niveles educativos bajos e intermedios existe un porcentaje importante de hijos que superan el nivel alcanzado por su padre.

La educación es la solución, actuando de diversas formas: crea más oportunidades laborales, mejores puestos de trabajo y mejor remuneración, por una parte, y desarrolla habilidades, hábitos y comportamientos, que permiten mantener una vida más plena y saludable, por otra. Las familias deben ser conscientes de que la falta de educación y preparación de sus hijos los hace candidatos a peores ocupaciones y menores ingresos. Y el Estado también.

Pero ¿cómo y quién transmite ese mensaje? Porque el Estado, además, debe ser consciente de que la falta de educación entre sus ciudadanos provoca injusticia y desigualdad de condiciones desde la misma cuna ¿Cómo y quién decide la parte de los costes educativos que corresponden a la familia y la que corresponde al Estado? ¿Cuáles son las decisiones recientes en este tema y a qué criterios de igualdad responden?

Nota:  Umbral del Riesgo de Pobreza: el 60% de la mediana de los ingresos anuales por unidad de consumo (escala OCDE modificada), tomando la distribución de personas. Los ingresos por unidad de consumo se obtienen dividiendo los ingresos totales del hogar entre el número de unidades de consumo.

El Informe PISA de España
http://www.mecd.gob.es/dctm/inee/internacional/pisa2012/boletin21pisa2012.pdf?documentId=0901e72b8178650b

Qué es el Informe PISA, en Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Informe_PISA

Anuncios

Un pensamiento en “La brecha escolar y la transmisión intergeneracional de la pobreza”

  1. Es un tema muy interesante. Con un colega realizamos un trabajo al respecto, aplicado al caso argentino, pero considerando no el nivel educativo sino socio-económico del hogar. Para quienes estén interesados: http://revistas.ucm.es/index.php/RCED/article/view/42087
    (Sol T. Minoldo y Marcos Javier Andrada (2013). Herencia social y logros educativos en Argentina ¿Meritocracia o herencia social?. Revista Complutense de Educación Vol. 24, Núm. 2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s