El tsunami natalista también en Portugal


Recientemente se hizo público el programa electoral de la coalición que gobierna en Portugal, y un amigo muy querido (aunque malvado), me envía el siguiente email:

Amigo, queria fazer-te um desafio

Foi hoje apresentado o programa eleitoral da atual coligação que governa em Portugal (PSD+PP) para as legislativas de 4 de outubro de 2015 . “A questão demográfica” surge como primeira prioridade, sustentando a argumentação no conceito do “inverno demográfico”. É muito vago, sem qualquer compromisso concreto e, na minha opinião, não tocando no aspecto central. o rendimento disponível das famílias.
Assim, gostaria de te desafiar a fazeres uma análise a estas propostas e a esta questão demográfica, tal como é redigida no programa eleitoral.

Ya he cuestionado antes la expresión “invierno demográfico“, ampliamente utilizada por el conservadurismo familista en todo el mundo (como en el programa electoral de Le Pen en las elecciones francesas de 2002, o en reciente Plan de dinamización demográfica de Galicia).  El topicazo de que el aumento de la natalidad se consigue apoyando a las familias también se cae fácilmente (apoyar a los jóvenes en su emancipación y adelantar así los calendarios sería mucho más eficiente), no existió jamás el supuesto equilibrio demográfico/territorial que retornará si volvemos a conducir población hacia las zonas despobladas, y la actual pirámide de población no es un mal reversible que el Estado deba combatir.

Pero no voy a hacer el análisis de los tópicos y errores analíticos de este programa electoral. Lo transcribo, eso sí, como una muestra de la oleada política/natalista que se prepara a nivel mundial, a medida que la revolución reproductiva nos lleva a sociedades demográficamente avanzadas, con alta esperanza de vida, baja natalidad y crecimientos estancos o negativos sólo alterables por las corrientes migratorias internacionales, cada día más intensas pero ligadas principalmente, como siempre, a las oportunidades laborales.

El programa tiene cuatro apartados: I) El Legado; II) Desafíos para un futuro mejor; III) Presupuestos y compromisos, y VI) Seguir transformando Portugal. El II identifica como primer desafío “A questão demográfica”; lo transcribo a continuación:

No es exagerado decir que, en un plazo no muy largo, nuestra capacidad de afirmación como entidad política autónoma depende ampliamente de la inversión del “invierno demográfico” en que Portugal ha caído dede hace más de tres décadas y, por tanto, de nuestra movilización colectiva en favor de políticas públicas favorables a las familias.

Por iniciativa de la actual mayoría, se ha promovido un amplio debate en torno a la natalidad, que ha permitido presentar un conjunto de medidas legislativas, tanto en el Parlamento como en el Gobierno, entre las que puede destacarse, como ejemplo, la cuota familiar en el IRS (el IRPF en España), cuya reforma se hizo atendiendo a la amigabilidad con las familias, la ampliación del plan de vacunación o los cuidados formales en la primera infancia. Pero es necesario ir más lejos, poniendo en práctica medidas adicionales:

– que eliminen los obstáculos a la natalidad
– que favorezcan la armonización entre la vida profesional y la familiar;
– que permitan una participación efectiva de los padres en la vida de los hijos, sobre todo en lo que ser refiere al acompañamiento de su ciclo escolar.

Pero la cuestión demográfica no puede ser encarada únicamente bajo ese perspectiva. Requiere también que,  frente el envejecimiento progresivo de nuestras sociedades, se cambie radicalmente la forma de ver el papel que los mayores deben asumir, valorando su contribución en los niveles más diversos, entre otras medidas para promover el envejecimiento activo. Trabajaremos para permitir una transición gradual de la vida activa, facilitando la prolongación de la vida laboral, de forma voluntaria, además de favorecer modelos de trabajo a tiempo parcial.

Al mismo tiempo, importa encontrar nuevos caminos para incentivar el regreso al país de nuestros compatriotas que, durante la última década, se vieron forzados a buscar fuera un futuro mejor, o conseguir atraer ciudadanos extranjeros que puedan dar una contribución importante a nuestro desarrollo. 

Finalmente, hay que poner en prácticas soluciones que permitan corregir los desequilibrios demográficos internos, creando condiciones que incentiven el regreso de las poblaciones, y sobre todo de los jóvenes, a las zonas más desertificadas del territorio nacional.

Juzgue cada cual la relevancia política de la “cuestión demográfica”, la coherencia de las propuestas, su grado de concreción, su previsible efectividad, su componente propagandístico, el grado de posible cumplimiento posterior… Y, por supuesto, estáis invitados a compartir vuestro juicio en forma de comentario al post.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s