Empty Planet, viva el sensacionalismo


No importa que los demógrafos sepan cosas y las vengan explicando desde hace décadas, una de ellas la proximidad del punto final al extraordinario crecimiento de la población mundial que hemos visto durante el siglo pasado. Para que estos “saberes” del demógrafo lleguen a la opinión pública y sean noticia parece necesario aderezarlos de sensacionalismo tergiversador y catastrofista.

Este libro es un caso claro, acompañado, eso sí, del dominio de las técnicas para generar impacto y un despliegue notable de mercadotecnia, cosas de las que los demógrafos carecemos de forma muy notable.

Pero no es ninguna sorpresa que el decadentismo y el alarmismo sobre la evolución demográfica, al que nos tienen acostumbrados vendedores de humo del conservadurismo nacionalista de cualquier país del mundo, desemboquen en el correspondiente libro sobre la decadencia y la extinción a nivel planetario. La demografía nació para asustar, justificar “políticas demográficas” sin apoyo social y elevar las supuestas necesidades de la patria por encima de las necesidades de las personas. Que un siglo después de La Decadencia de Occidente sigan repitiéndose las mismas falacias, respecto al las implicaciones del mayor o menor volumen demográfico o sobre los niveles peligrosos de fecundidad, no es más que una muestra de la enorme utilidad de la disciplina demográfica para generar miedos.

Así que, con toda naturalidad, estamos en plena campaña de lanzamiento del libro de Bricker & Ibbitson “Empty planet. The Shock of Global Population Decline”, traducido al español recientemente, y vamos a asistir a un auténtico tsunami en nuestra prensa porque nos anuncian  nada menos que la extinción humana. El terreno está previamente abonado, porque es lo mismo que nos anuncia, para España, Alejandro Macarrón, director de la fundación Renacimiento Demográfico y autor de El suicidio demográfico de España, o Eduardo Hertfelder, director del Instituto de Política Familiar cuando nos habla del suicidio demográfico de Europa (el primero un ultraconservador próximo al Opus, y el otro uno de los máximos representantes de la secta El Yunque en España, capaz de asustar incluso la conferencia episcopal por su extremismo ultracatólico).

Lo malo es que progresivamente han ganado el discurso y ya es todo el espectro político el que anda a vueltas con el declive demográfico, la España Vacía y el déficit de natalidad. Lo malo, es que medios como ABC presentan a Macarrón como “el mayor experto en demografía de España” cuando no sabe distinguir entre fertilidad y fecundidad, no es demógrafo, no ha leído jamás nada de lo que producen los demógrafos reales y su único aval es trabajar como consultor para el mayor partido conservador español. Lo malo, en fin, es que ya todo el mundo ha comprado la tesis de que estamos en medio de una crisis demográfica.

Así que ¡siéntese y disfrute de las fuertes sensaciones! Se las contarán dos comunicadores expertos en crear impacto (ninguno de los dos es demógrafo). Este libro le explicará cómo una confabulación internacional nos ha ocultado que, para finales de este siglo, la población humana dejará de crecer y probablemente iniciará el descenso después (las proyecciones son públicas y bien conocidas, y los demógrafos venimos contando esto hace muchos años, pero por lo visto en la prensa internacional nadie se había enterado por culpa de la dichosa conspiración mundial antiperiodística). No se cómo encaja en esta teoría conspiratoria, o en las pretensiones de estar desvelando un secreto, el que hace ya 18 años se publicasen cosas como estas:

(a lo mejor es que los demógrafos del Max Plank son poco conocidos, o quizá es que Nature es una revista de escaso impacto, también es posible que las proyecciones de NU se oculten para que nadie sepa lo que dicen).

También descubrirán con este libro que la baja natalidad se explica por el auge de las ciudades, que corroe el entorno familiar y religioso, y presiona a la mujeres a abandonar las sanas costumbres familiares a la vez que les proporciona mayor autonomía o estudios. Es decir, los autores no tienen ni la más remota idea sobre las causas del cambio demográfico ni sobre el papel reproductivo que tiene el aumento de los años de vida (véase aquí la sección sobre la Revolución Reproductiva). Siguen basando sus explicaciones en los mismos topicazos moralistas del siglo XIX (las ciudades son un pozo de perdición frente a la pureza racial y espiritual campestre, depositaria de las esencias nacionales) y poniendo en el objetivo a la mujer culpable, como siempre.

Les dirán que la confabulación nos mentía sobre la amenaza de sobrepoblación en el planeta (como si el crecimiento de mil millones de habitantes por década, el ritmo hace apenas cincuenta años, hubiese sido una ficción inventada). También nos contarán que “Ya podemos ver los efectos del envejecimiento de la población en Europa y algunos puntos de Asia, y cómo la escasez de trabajadores debilita la economía e impone unas exigencias desmesuradas en el campo de la salud pública”.

Cuánta falacia y manipulación: no hay que demostrar que los efectos del envejecimiento demográfico son catastróficos, eso ya se da por supuesto (aunque sea completamente falso y sólo rija para el envejecimiento rural, por emigración). No hay que demostrar que la evolución demográfica conduce a la escasez de trabajadores (paradójicamente, lo que ocurre en el mundo real es lo contrario, traducido en millones de parados), y también es un dogma de fe que la demografía sea la que explica las exigencias de la salud pública (la verdad es que pesan mucho más factores factores históricos, técnicos, económicos y políticos). Si además el lanzamiento editorial y los ecos periodísticas hablan directamente de la extinción humana, tanto mejor. Luego vemos la última serie de Tv y nos vamos a dormir tan tranquilos.


Música en ApdD: Al Di Meola – World Sinfonia [Tango-Milonga]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s