Archivo de la etiqueta: nupcialidad

Mussolini y la demografía


El discurso de la Ascensión

El fascismo italiano fue natalista y poblacionista, frente a las políticas liberales anteriores en Italia, que estuvieron más decantadas por la gestión de la riada emigratoria italiana hacia otros países y continentes. En particular el propio Mussolini se destacó por tratar directa y repetidamente el tema demográfico como elemento clave en la construcción del estado fascista.

Seguir leyendo Mussolini y la demografía

Anuncios

Intensidad y calendario en demografía


Estos dos conceptos se usan en relación al análisis de los fenómenos demográficos. Como primera aproximación, puede decirse que la intensidad mide cuántas veces se produce el fenómeno estudiado en el curso del ciclo de vida de una generación. Seguir leyendo Intensidad y calendario en demografía

Fenómenos renovables (o repetibles) y no renovables


En demografía se trabaja con dos tipos básicos de magnitudes: las relativas a personas o vidas de personas, y las que se refieren a acontecimientos en la vida de las personas (y que cambian sus características). Tales acontecimientos son también llamados “fenómenos” y una distinción básica en ellos es si pueden repetirse o no más de una vez en la vida. Seguir leyendo Fenómenos renovables (o repetibles) y no renovables

¿Cae la natalidad en España?



El INE publica regularmente notas de prensa con avances y síntesis de los principales resultados de fuentes estadísticas muy diversas. En la nota de hoy (22/06/2010), referida al MNP (Movimiento Natural de la Población) el titular principal era fácil: “El número de nacimientos baja un 5,0% en 2009, su primer descenso en 10 años”.

En efecto, tras el espectacular descenso iniciado en 1975, los nacimientos tocaron fondo en 1996 y desde entonces habían aumentado de forma considerable (de 361.947 en aquel año, hasta 518.503 en 2008). La cifra para 2009, todavía provisional, es de 492.931, lo que supone un descenso del 5% pero, sobre todo, una inflexión de la tendencia anterior.

Este cambio de tendencia, claro está, exige que los demógrafos demos, al menos, dos tipos de explicaciones, una sobre los motivos por los que se ha producido este cambio y otra sobre la evolución futura más probable para dicha tendencia. Es importante que lo hagamos, porque desde otras disciplinas, como la economía o la sociología, aparecerán rápidamente explicaciones centradas en los efectos de la crisis económica actual, y se trata de una explicación, como mínimo, incompleta.

La causa del descenso, en términos de estricto análisis demográfico, no es sólo una, sino tres:

  1. Empiezan a cumplir edades fecundas generaciones cada vez más reducidas en su volumen, precisamente las que nacen tras el baby boom. Por tanto, a igualdad del resto de condicionantes, el número de nacimientos se ve afectado a la baja, y esta era una tendencia esperable y, de hecho, prevista en las propias proyecciones de población del INE.
  2. El extraordinario aporte de madres potenciales que ha supuesta la intensísima inmigración de los últimos años está remitiendo. El efecto es el mismo que en el factor anterior: menor incorporación de nuevas personas en edad fecunda y, por lo tanto, menor número de nacimientos. De nuevo este no es un factor demasiado sorprendente, porque aquellos saldos migratorios que habían superado los 700.000 personas anuales constituían una anomalía histórica que difícilmente podía prolongarse en el tiempo.
  3. Por último está el posible cambio de comportamiento respecto a la fecundidad. Mientras que los dos factores anteriores son “estructurales”, este es “actitudinal”: las mismas personas que en otras circunstancias tendrían un mayor número de hijos, se colocan ahora en situaciones lejanas ala procreación.

Pero incluso en la tercera causa cabe distinguir determinantes que nos son meramente voluntarios. Un condicionante fundamental de la fecundidad es la disposición de pareja, y en la propia nota de prensa del INE puede encontrarse una evidencia de que también este factor resulta relevante en la explicación del descenso del número de nacimientos, por el también pronunciado descenso de los matrimonios:

Nupcialidad en España, 1986-2009.

Claro que el descenso de la nupcialidad podría resultar de un aumento de las uniones no matrimoniales (de la formación de “parejas de hecho”, por definición, nada puede decirnos el MNP). Pero lo más probable es que sean las uniones en general, las de ambos tipos, las que han disminuido, impulsando así el descenso de la natalidad.

Finalmente quedaría la propensión a tener hijos en sí misma, por parte de quienes se encuentran en las condiciones tenerlos. Muy probablemente este factor también se ha contraído, contribuyendo al descenso observado de los nacimientos, pero casi con toda seguridad no es el mecanismo principal, y todos los anteriores serían suficientes para dar cuenta de la mayor parte de tal descenso. Hay que tener en cuenta, además, que la decisión de tener hijos, y el número final de los que se pretende tener, hace mucho tiempo que se enmarcan en un proyecto de vida a largo plazo.

En sociedades como la española en 2009, el control que las mujeres pueden tener sobre su descendencia es prácticamente perfecto, gracias a la eficacia de los actuales métodos de planificación. Una coyuntura desfavorable, como la actual, impacta mucho más en el factor migratorio o en la formación de parejas que en los proyectos vitales de procreación. Ante una mala coyuntura, cabe esperar, lo que produce, en el lenguaje demográfico, un retraso del “calendario”, pero no necesariamente un descenso de la descendencia. Sólo si la crisis se prolonga de forma importante en el tiempo la espera puede llegar a ser excesiva e impedir la realización del proyecto vital. Pero la menor natalidad de 2009 todavía es muy temprana para aventurarle explicaciones basadas en el descenso de la fecundidad.

Respecto al futuro sabemos algunas cosas. Las generaciones que empezarán su vida fecunda en los próximos años serán cada vez menos voluminosas, porque son las nacidas en los años ochenta. Si no incrementan desmesuradamente su fecundidad, cosa poco probable, esta evolución impulsa la continuidad del descenso de los nacimientos. Pero la superación de la crisis económica y, sobre todo, la del desempleo, puede compensar al anterior factor influyendo en el resto de mecanismos: incrementando la inmigración, favoreciendo la formación de parejas, y permitiendo a las mujeres realizar sus proyectos de maternidad o recuperar los que venían postergando. Nada está escrito aún, y 2009 es sólo un año. Los hijos son para toda la vida.


Seguir leyendo ¿Cae la natalidad en España?

Demography


MacInnes, J., Pérez Díaz, J. (2008), Demography, en Turner, B. -Ed-, The New Blackwell Companion to Social Theory (3rd Edition): Wiley-Blackwell, pp. 428-450.

Probablemente sea la primera vez que un manual de teoría sociológica incluye un capítulo dedicado a la demografía. John y yo hemos intentado transmitir a los sociólogos que la demografía no sólo existe, sino que les puede proporcionar un marco teórico-metodológico muy sustancial para integrar todo tipo de investigaciones sociales y también para interpretar los cambios asociados a la llamada “modernización” social.

Encargo personal de Bryan S. Turner, editor del que es seguramente el más prestigioso manual de teoría sociológica. La inclusión de un capítulo sobre demografía no tiene precedentes. El origen del encargo está en dos comunicaciones en los últimos congresos de la UISSP (Tours) y de la EAPS (Liverpool), donde presentamos un nuevo marco teórico para el encaje de la demografía y los cambios poblacionales en las ciencias sociales en su conjunto y, especialmente, en las teorías de la modernización social. Prima la óptica intergeneracional sobre el tradicional estudio de stocks, entendiéndo las poblaciones como sistemas con grados medibles de eficiencia en su automantenimiento temporal. Postula la existencia de una revolución histórica en la eficiencia reproductiva humana, que frente a la tradicional “teoría de la transición demográfica” permite dar explicaciones sobre el descenso de la fecundidad, el cambio de roles de género o la transformación de la familia.

La nupcialidad de las generaciones españolas 1906-1945 en la Encuesta Sociodemográfica de 1991


PÉREZ DÍAZ, Julio (2001) La nupcialidad de las generaciones españolas 1906-1945 en la Encuesta Sociodemográfica de 1991. Comunicación presentada al VI Congreso de la Asociación de Demografía Histórica. Castelo Branco (Portugal), abril de 2001. Copia.Word.