Archivo de la categoría: Glosario demográfico

Los posts de esta categoría consisten en definiciones de los términos más comunes en demografía

Stocks y flujos demográficos


Esta es una distinción fudamental respecto a los datos que se manejan en demografía. La diferencia entre ambos tipos de magnitud tiene que ver con su dimensión temporal: Seguir leyendo Stocks y flujos demográficos

Anuncios

Estructura demográfica


El concepto de estructura, en demografía, es muy sencillo: estructura de una población es el modo en que está repartida dicha población según cualquier clasificación de las personas que la componen (su  estado civil, su nivel de estudios, la región de residencia, la edad o cualquier otro). Seguir leyendo Estructura demográfica

Intensidad y calendario en demografía


Estos dos conceptos se usan en relación al análisis de los fenómenos demográficos. Como primera aproximación, puede decirse que la intensidad mide cuántas veces se produce el fenómeno estudiado en el curso del ciclo de vida de una generación. Seguir leyendo Intensidad y calendario en demografía

Población de derecho / población de hecho


Se trata de una distinción jurídica-administrativa. La población de derecho es la empadronada en un determinado lugar (los “residentes”), de manera que es allí donde ejerce derechos civiles (como el voto). Pero la ubicación real de una persona puede ser otra en el momento en que se realiza una operación de recuento poblacional, como el Censo. Se habla entonces de población de hecho, independientemente de si está empadronada o no en el lugar en que se encuentra. Por ello resulta habitual que ambas poblaciones no coincidan.

Esta distinción da lugar a otras, derivadas: la que se hace, dentro de la población de hecho, entre los residentes y los transeuntes (aquellos que aparecen en el recuento pero que en realidad son población de derecho en otro municipio); la que se hace, dentro de la población de derecho, entre la población presente y la población ausente.


Lectura relacionada:

 

Población cerrada / población abierta


Una población se considera cerrada cuando permanece compuesta exclusivamente por individuos que pertenecían a ella al nacer y que la abandonan solamente por defunción, pero no por emigración. La población cerrada se renueva solamente por la llegada de nuevas generaciones de nacidos, pero no por inmigración. La población de la Tierra es cerrada, pero entre las diferentes poblaciones que componen la especie humana es muy raro encontrar una perfectamente cerrada, porque movimientos migratorios, en mayor o menor medida, ocurren en todas partes. Sin embargo, en el análisis de la mayoría de los fenómenos demográficos se utilizan, en primer lugar, métodos adaptados a la medida del caso más simple, presuponiendo una población cerrada, y se indroducen después las modificaciones más oportunas para tener en cuenta los efectos de los movimientos migratorios.

Nacido vivo


Nacido vivo (definición legal).

Nacido que sobrevive al menos las primeras 24 horas de vida. Es la condición legal para que el nacimiento pueda inscribirse en los libros del Registro Civil. Adoptando literalmente esta definición jurídica, las estadísticas españolas de nacimientos no incluían a los nacidos vivos que fallecían en las primeras 24 horas de vida, a diferencia de muchos otros países y de los criterios estadísticos internacionales. Una reforma estadística de 1975 modificó la definición estadística (no la legal) de defunción y nacido vivo: las defunciones de los menores de 24 horas que hasta entonces se habían contabilizado a parte se incluyeron en el total de las defunciones de menores de un año, e igualmente se contabilizaron como nacidos vivos (hay que tener cuidado con esta ruptura de la serie histórica si se pretende hacer vaciado de los datos de nacimientos con periodos iniciados antes de la reforma. En ese caso deben buscarse tambén las defunciones en las primeras 24 horas de vida y añadirlas a los nacimientos).

Morbilidad


(Del inglés “morbility”).

Es el concepto correspondiente, en términos poblacionales, al de enfermedad en términos individuales. Se trata por tanto de una medida estadística de la intensidad con que se muestran las enfermedades en una población.

Como en otros fenómenos poblacionales, puede calcularse dicha medida de dos maneras diferentes y complementarias:

  1. La proporción de personas enfermas respecto al total de la población en un cierto momento. En terminos matemáticos se trata de una “proporción” (una parte dividida por el total), y se habla entonces de la prevalencia de la morbilidad.
  2. El número de nuevos afectados por la enfermedad  a lo largo de un intervalo de tiempo. En términos matemáticos se trata de una “tasa” (un flujo dividido por la población media durante el tiempo considerado), y se habla entonces de la incidencia de la morbilidad.

(Nota ortográfica: aunque es frecuente, no es correcta la expresión “morbididad”)

Fenómenos renovables (o repetibles) y no renovables


En demografía se trabaja con dos tipos básicos de magnitudes: las relativas a personas o vidas de personas, y las que se refieren a acontecimientos en la vida de las personas (y que cambian sus características). Tales acontecimientos son también llamados “fenómenos” y una distinción básica en ellos es si pueden repetirse o no más de una vez en la vida. Seguir leyendo Fenómenos renovables (o repetibles) y no renovables

Fecundidad de reemplazo


Se refiere a la fecundidad mínima necesaria para que una población cerrada (las migraciones se entienden aparte) se mantenga indefinidamente en el tiempo sin disminuir su volumen, y suele cifrarse en 2,1 hijos por mujer como promedio. Seguir leyendo Fecundidad de reemplazo